lunes, 3 de julio de 2017

¡Pauline no cierra por vacaciones!

Mis adorados seres pacientes y fieles que me leéis incondicionalmente:

"-Yo: ¡He vuelto!"
"-Vosotros: ¡Ah! pero... ¿Te habías ido?"

¡Qué cruel sería que alguien me contestase eso!
...y divertido también.



Debo admitir que desaparecer prácticamente por completo todo este tiempo se debió en gran parte a que me lo merecía: merecía disfrutar y no hacer nada durante un año. Han sido tiempos difíciles, diría que casi toda mi vida andaba esperando poder "vivir del cuento" y aquí me tienen, escribiendo desde mi paraíso, un paraíso creado en conjunto por mí y por vosotros. Me había esforzado muchísimo, y en todos mis 'posts' doy buena fe de ello; escribí sin control durante años, y sin beneficios, dicho sea de paso, así que me merecía unas vacaciones y un #hastaluegomaricarmen completo para retomar las riendas de esta digna profesión.
Pero se obró el milagro, y aunque fue tremendo y liberador, y pese a que aprendí mucho en poco tiempo, debo volver al "tajo" porque no sé hacer otra cosa que inventar historias (por desgracia, inventando excusas también tengo buen talento).
Apenas he escrito en este último año y de repente tengo tres libros empezados que debo acabar este verano, o antes. 
Me han pedido la continuación del "Código 0077" y casi me echo a llorar emocionada porque llegase ese momento. Es un libro difícil, una historia compleja que me obligará a estar atada de pies y manos junto a ella para darle "El final", así que debo estar a la altura. 
A todos aquellos que me habéis escrito a cerca de él: llegará, aunque sea lo último que escriba.

Y antes de que se me olvide: todos los libros y sólo a través de Smashwords por  un tiempo limitado (hasta final de Julio) estarán a un 25%, 50%, 75% e incluso alguno que otro GRATIS
Pincha en los enlaces de la derecha y te llevarán directamente al libro con su descuento aplicado.

Si sabes que todos han estado a 3,99 todo este tiempo, sabrás que al 75% es casi regalarlo, así que aprovéchate de 'la rebaja de la ya rebajada rebaja' que ya existía. 

Y os doy las gracias una vez más a todos, por esperar y no olvidaros nunca; por estar ahí mes a mes, tan en la sombra como lo estuve yo. Vuelvo a la carga así que:
¡Seguimos en contacto! 
¡Muy feliz verano!




lunes, 9 de mayo de 2016

Pauline y la piratería

Pues, lo crean o no, acabo de descubrir que hay ciertos seres a los que 3.99 USD/€ les supone un mundo y que han puesto en marcha su propia campaña de: "Hágase con su copia gratuita porque somos rañosos y nos encanta violar los derechos de autor y de distribución de las obras privadas, arriesgándonos a ser demandados por sendas infracciones". Y, ojo, soy fiel defensora de la piratería siempre y cuando el precio original no se corresponda con aquello que se vende, por muy Pérez Reverte o Mengano Gómez que usted se llame. ¡¡Y ni hablar de la 50 sombras!! 9,00 € (o más) por un libro (ELECTRÓNICO)  que pudo haber escrito cualquiera que supiese abrir el Open Office. Si por un libro electrónico de 200 páginas usted me quiere cobrar 29,00 euros....pues se va a tener que aguantar si se lo piratean. Ley de vida.
Es como el cine: "¿7,50 € la entrada? Are we crazy?"
Yo no digo que regalar nuestro trabajo (que en eso soy bastante experta) sea la solución, sino que acordemos un precio razonable con aquello que vendemos. ¡Que hablamos de libros electrónicos, y no de papel!
Y en mi caso, creo haber elegido un precio más que acorde con lo que vendo, por lo que la piratería en este supuesto(y en similares) me parece cruel.
No obstante, estamos en este mundo y como dije en mi anterior post, es uno de los hándicaps que tiene esto de publicar en formato electrónico. Acepto sus limitaciones y sus virtudes, pero me toca luchar contra la piratería injusta, y no la rebelión contra el abuso en los precios por "la marca", "el nombre" o "la moda". Contra eso me revelaré siempre.
"Let's work for free", decían


Obviamente, como pirata que soy, entiendo que la gente actúe de esa forma ante algo gratuito y algo de pago; aún así, apelo al sentimiento de justicia de cada uno, de legalidad.
Recuerdo que me aconsejaron no "vallar" mis libros y no protegerlos contra la piratería porque: "que se pirateen no es del todo mala señal", decían.
Hombre, eso significa que hay a quien le importa tanto tu trabajo que se molesta en gastarse lo mínimo en consumirlo; hay quienes la idea de que ya hayas regalado, no una, sino DOS de tus obras, les parece insuficiente; y todavía hay gente a la que cuatro euros les supone un mundo. 

Bueno, hasta aquí mi llanto del día de hoy.
No quiero irme sin recordar que esta semana sale al mundo mi séptima novela romántica: "Un camino de estrellas", y que deseo que les entusiasme y les haga olvidar las penas durante lo mucho o poco que tarden en devorarlo.

También, y por si esto de la piratería "me acaba sacando del mundo", quiero anunciar la futura llegada de mi última novela: "Por un solo amanecer" de la que hablé aquí y que verá la luz en Julio. Puedes reservar tu copia ya, y el día del lanzamiento (espacial XD), pues automáticamente se descargará en tu tablet, teléfono, ordenador, o lo que uses. ¡Es más cómodo...!


PS: Si, ya sé lo que piensan, se me va la olla con esto del los gifs. Estoy tratándome para superarlo. Gracias por preguntar.

jueves, 21 de abril de 2016

Viviendo del cuento: ¡celebremos el día del libro antes de que desaparezcan!

Y esta es la cara de panoli de 'Pauline'
 Se acercan grandes fechas en las que estarán a la venta tres novelas ¡casi a la vez!. Tan solo un mes separan a mis benjaminas de vuestras manos, ojos y readers. 
Estoy hecha un manojo, pero también ilusionada porque es un nuevo paso, un paso adelante.
Novelas individuales que se leen rápido y tardarás en olvidar.
Yo cuando las termino me quedo tan desolada que si el sentimiento del lector es proporcional, entonces deberíamos crear un club en el que abrazarnos todos para superar las pérdidas (inserte risa prolongada acabada en llanto aquí).
Y es que se me acumuló el trabajo y para cuando se desbloquearon los chakras, ya tenía varias historias a mitad, terminadas o en mente.
Así da gusto.
¡Que se lo digan a mi Bunny! Ñam, Ñam...
Aquí os dejo una muestra de que Ninette es un buen libro, o al menos, uno que sabe muy bien.

El sábado es el bien amado día del libro y del lector; y por ende, del escritor.
Además, estoy doblemente emocionada porque el viernes daré una charla en un instituto, a adolescentes de entre 15 y 17 años, sobre la experiencia de escribir, de ser escritor y de lograr vivir del cuento. Casi nada ¿eh? 
Y ¿No es verdad, mis adorados lectores enmudecidos, que el libro parece tener los días contados? Y si no, fíjense bien en la cantidad de dispositivos que sustituyen a nuestro tierno compañero de papel. Empezando por las pantallas de ordenador y acabando con las pantallas de móvil. Sin pasar por aquellos dispositivos destinados únicamente a proporcionar horas y horas de larga batería e insomnio: como las tablets o los Readers de tinta electrónica, que han demostrado poseer baterías de muy larga duración. Y si lo pensamos fríamente, como si nunca hubiésemos mantenido un idilio con un libro, ni hojeado las páginas durante horas, ni derramado lágrimas sobre ellas sin sufrir cortocircuitos o pequeñas micro descargas eléctricas, las ventajas del ebook sobre el papel son enormes.

Ventajas que van desde lo económico, a lo ecológico sin contar con lo que ahorramos en espacio. Sobre todo a aquellos que no contamos con mucho de esto último.
No me malinterpreten, adoro los libros físicos, pero de un modo romántico y no práctico. 
Yo me decanto por el ebook.

¿Terminará desapareciendo nuestro amigo el libro al igual que desaparecieron (casi por completo) los CDs, DVDs, cintas de vídeo, de música y sus correspondientes reproductores?

¿Acabaremos encontrándolos en las tiendas de decoración como elementos vintage, al igual que los gramófonos?
Todo apunta a que sí
Quizás no mañana ni el año que viene, pero auguro que las nuevas tecnologías empujarán a nuestro oloroso amigo paginado al más doloroso de los olvidos.
Pero siendo honestos, era algo predecible, y en cierto modo, necesario. Al menos en el modo ecológico, si lo pensamos bien.
Comprar un libro hoy en día está considerado un pequeño placer, casi un lujo.
Si comprar el último trabajo de Megan Maxwell en papel me sale el doble que en digital, y aún así efectúo la compra...¿me estoy dando un lujo o no?

¿Ventajas del ebook sobre el papel?
  • Miles de libros te ocupan el equivalente a unos 'cientos de megas' y no unos 'cientos de metros cuadrados'.
  • El precio de un ebook es bastante más bajo que su versión física.
  • Para construir un ebook no tenemos que talar árboles.
  • La autonomía de las baterías de los dispositivos especializados es enorme. Sin ir más lejos, el mío me ha proporcionado semanas de batería tras un uso muy prolongado. Lo compré hace cuatro años y lo habré cargado cuatro veces.
  • Sencillamente, hay autores como yo a los que no se podría leer en papel. Eso convierte al formato electrónico en el mejor de nuestros aliados.
  • Los libros electrónicos llegan a cualquier parte del mundo. No existen limitaciones.
  • El libro electrónico no sufre deformaciones ni envejece, no acaba oliendo a rancio ni perdiendo el color.
¿Ventajas del papel sobre el ebook?

  • ¿Y lo bien que huele un libro? ¿Eh? ¿Dónde vamos a conseguir ese olor a libro nuevo ahora?
  • En un mundo sin electricidad, en un figurativo futuro apocalíptico donde no disponemos de ninguna de las maravillas que el petróleo (o similar) hace por nosotros, creo que un Reader o tablet no serviría de nada, y por consiguiente, los miles de libros que tenga dentro, tampoco.
  • Decorativamente son lo mejor. Esas estanterías llenas de ellos, invitándote a hojear, a perderte entre ellas y a...hundir tus napias entre sus tersas hojas. (Dios, que inventen ya el Eau de toilette 'Nuevo Libro', por favor).
  • Los libros electrónicos son infinitamente más vulnerables a la piratería que los físicos.
Y si alguien encuentra algo más que añadir a las listas, le invito a añadir cuantas ventajas quiera. Existen infinidad de razones, y si me apuro un poco, quizás haga una lista interminable de ellas en ambos casos.

Pero me alegro, no de que el libro cojee o de que estas sean las últimas décadas del mismo, sino de las millones de posibilidades que trae consigo este nuevo mundo de la comunicación y la electrónica. Los avances, lo que antes era impensable (como llevar contigo todos los libros del mundo a cualquier parte y que puedas leer estas líneas, sin ir más lejos) y ahora es natural. 
Pero sobre todo, lo más increíble es que casi ni nos damos cuenta de lo que nos facilita la vida, lo que nos ahorra y lo que nos da sin pedir nada. Y es que ha sido tan progresivo su 'intrusismo' en nuestra rutina, que ya forma parte de nuestro día a día.

Y por ello, porque no es menos importante y porque ya se lo merece por derecho:

                ¡FELIZ DÍA DEL LIBRO ELECTRÓNICO!



martes, 12 de abril de 2016

"Mi pequeña Ninette": comedia, drama, romance. What did you expect?

Ninette me dejó tan rápido que ahora la echo en falta.
Y quizás te pase lo mismo a ti.
El próximo 22 de Abril, en la antesala de la fiesta del libro, me empeñaré en lanzar al mundo mi recientísima y última creación: Mi pequeña Ninette.


 Es quizás la historia que menos me ha costado escribir y con la que me he llegado a plantear continuar. Los otros libros tenían su continuación previamente estipulada, pero este no. Sabía que comenzaría en A y terminaría en Z, sólo que al escribir Fin, sentí la necesidad de borrar esa palabra y seguir en los zapatos de Ninette una eternidad. Pero, lo bueno si breve ¿dos veces bueno? Me gusta tanto que no voy a cerrar la puerta. Ya se me ocurrirá algo.

 "Ninette es alocada, impulsiva, con una mente erotizante y demasiado viva; y es esa personalidad la que moverá los hilos de la historia, atrapando sin remedio a quien ose adentrarse en su cabecita rosada.
A la misma vez, arrastra una enorme bolsa negra de basura llena de sucesos, recuerdos y demás, que la convertirán en una sorprendente guerrera, capaz de pasar por encima de sus miserias y elevarse sobre ellas sin el más mínimo pudor.

 Y de falta de pudor va la historia porque, Ninette, digamos que tiene una necesidad de saciar su 'apetito' casi constantemente. Y no nos equivoquemos, no es ninfómana, es demasiado honesta y divulgadora de su libertad sexual. Algo que, para variar, está mal visto hoy en día. Mi pequeña Ninette cuenta también con un personaje entrañable que hará que se te derrita el corazón recordando a tu propia Mima (como ella llama a su abuela).

Otro de los personajes con los que más me he divertido ha sido Mima, la abuela cañera de Ninette.

Ambas comparten piso y se soportan como pueden, generando conversaciones y escenas tronchantes a medida que sus trapicheos las conducen a situaciones de lo más atípicas. Y es en una de esas situaciones  donde conoceremos al buen doctor, Alan Engel, el cirujano ortopédico que hará las delicias de muchas, pero sobre todo, de Ninette.


Por primera vez no empodero al macho como en otras ocasiones tal vez hice, sino que será la protagonista quien tenga en todo momento la sartén por el mango. El chico es adorable, pero esconde su propia bolsa negra de basura, aunque no vamos a deshidratarnos y perder el tiempo hablando de las desgracias de ambos protagonistas. Basta con saber que cada uno llevamos, a nuestra manera, mil historias encima que nos hacen más o menos como somos, resilientes o víctimas. Preparaos para soñar con sus pestañas

En este caso, siempre optaré por la resiliencia: de todo se puede escapar, de todo se puede aprender, todo nos puede hacer mejores, y no al revés, como muchos se empeñan en creer.
Ante todo es una historia de amor, de supervivencia y de libertad. Una historia tierna y dura, donde aprenderemos a desprendernos de todas nuestras "cagadas" y  entenderemos que, enfrentarnos al contenido de nuestras propias bolsas de basura es lo que nos hará caminar erguidos y libres de toda sombra.

Y dicho esto, sólo espero que disfrutes de la lectura como yo disfruté de la escritura, hasta el punto de echar de menos miserablemente cada segundo que pasé en ella.
¡Nos leemos!





lunes, 11 de abril de 2016

La magia de la creación y la aventura de escribir


Estoy, como dicen por aquí, "con el culo a dos manos" para acabar lo que tengo a medias.
Se acerca el día del libro y quiero tener al menos dos libros nuevos publicados para entonces, algo que sin duda será un milagro.
Como ya hace un año y poco que inauguré el blog, y porque al parecer hay gente que lo lee y todo (graciaaaas ;-)), me apetece compartir una imagen de mi oficina, para que os hagáis una idea del duro día a día de una escritora cualquiera:


Osos de peluche (por aquello de la compañía y porque mi casero no me deja tener animales vivos), auriculares (para que los vecinos no me echen del edificio), el iPad (porque hay cosas que sólo Apple puede solventar) y el portátil...básicamente porque sin él no estaría aquí.

¡No me diréis que no mola mi sofá/escritorio!

A  lo que íbamos...
Serán dos libros independientes, con historias completas cada uno, nada de segundas partes, todo en uno. (¡Qué guay! Ni sabía que se podía hacer eso)
Voy a lanzarme a la piscina y a publicarlos de pago, al mismo precio que los tres anteriores, sólo porque es algo que me apetece hacer a modo de ...estudio. Quiero ver el impacto de la publicación de una novela sin que ésta tenga una precuela gratuita.
La primera de estas novelas la comencé a principios de verano, pero perdí de vista mis deberes durante demasiado tiempo, y ello conllevó medio año de retraso; la estoy terminando ahora. La segunda, la comencé hace una semana y poco más y la acabé en menos de 30 horas. Sí, señoras y señores, todavía me duele el coxis después de pasar unas 26 horas despierta y sentada frente a este portátil. 26 horas seguidas en ese sofá de ahí arriba sin levantarme más que para hacer pis, y beber agua. Pero me enamoré, y cuando me enamoro tengo que escribirlo todo.

Todo comenzó cuando descubrí el Uluru...


He aquí el monumento del que les hablo. Me enamoré a primera vista, aunque ya venía enamorada de Australia desde hacía años. Decidí que sería allí donde transcurriría todo y después de un largo  trabajo de investigación, me puse manos al teclado a hilvanar y a colocar a mis personajes alrededor del monolito. Lo peor es la sensación que arrastro ahora de vacío, como si me faltase algo, como si ¡TUVIESE QUE IR AHORA ALLÍ, PORQUE SÍ! y lo mejor es que apuesto lo que quieran a que lo deseará todo el que lea el libro. ¡Es como...contagioso! Y me encanta esa sensación que tengo como si ya hubiese ido, o como si lo conociese de toda la vida. 
Decir que todo fue idea mía, sería mentir descaradamente, porque fueron ellas, mis socias/hermanas, creadoras de fantasías lujuriosas y descabelladas, las que comenzaron con aquello del: "Y si..." 
Pues ese Y si... llegó a su culmen hace unos días; y aquí estoy, apenada porque quiero seguir allí, en Australia, bajo la escasa sombra que proyectan las kurkaras australianas, o sumergida en las paradisíacas aguas de los manantiales sagrados del Uluru. (Suspiro interminable aquí)
No se hacen a la idea de la perreta que me entró con el dichoso monumento, pero es que...¿cómo no iba a ser protagonista de una novela semejante belleza?




Del otro libro ya hablé en un post anterior y sólo me queda decir que hasta que no sienta que está todo bien amarrado y bajo control, estará en el "laboratorio", o en "observación". 

En cuanto al Código 7700...

Bueno, sabía que lanzar un libro que no tuviese que ver con el romance, era arriesgado;  aún sabiendo que lo más que se vende es el romance y pese a que incluí romance en él, no está resultando tan "rentable" como creía. Aún así, me siento orgullosa de esa historia y voy a darle un final digno, porque me apetecía que ese libro viese la luz y porque hay gente que lo está esperando, lo que lo hace aún más necesario. 
El otro día comencé a releerlo una vez más y es una pasada. No está mal que yo lo diga porque, vamos a ver... ¿quién sino yo va a hablar maravillas de sus creaciones? ¿Acaso han visto a una madre hablar pestes de sus hijos? Pues es lo mismo.
Resumiendo: estoy en medio de un proceso de creación cuyo resultado desconoceré hasta que estos proyectos vean la luz y se enfrenten de bruces contra el furioso mercado de la autopublicación y de los escritores de usar y tirar, que cada vez son más y peores. Esto convierte mi trabajo en uno de los de más alto riesgo, si lo miran bien, cada publicación es una lotería y tal vez me he pegado 26 horas de mi vida sentada en un mismo lugar para nada. Pero lo asumimos y seguimos hacia delante dejándonos llevar por las intuiciones, que hasta ahora no han fallado. Y esto, caballeros y caballeras, es la adrenalina y la vida en sí misma, o lo que  llamamos ¡lanzarse a la aventura!

Me voy a corregir y a escribir. ¡Nos leemos pronto!





martes, 9 de febrero de 2016

Conseguí vender mi libro por internet a miles de personas: ¿Cómo cobro ahora los beneficios?

Fiscalidad del escritor

Este será el post más largo y más útil que leerás si estás en la carrera hacia convertirte en un escritor que quiere vivir de lo que produce, pero a quien se le ocurrió la genial idea de usar una empresa estadounidense para publicar.

Hace más de un año comencé este blog con la firme idea de ayudar a aquellos que, como yo, jamás habían recibido el asesoramiento o la ayuda profesional para lanzar sus obras al mundo; para aquellos que se habían buscado la vida a través de los post de otros, los cuales a su vez habrían hecho lo propio para crear contenido.
Y supuse que, como a mí, a otros se les habrían quitado las ganas de luchar por su trabajo gracias a las miles de complicaciones que supone "trabajar" con empresas extranjeras y querer cobrar de ellas sin problemas.



He tenido algo más que suerte en esto de escribir. Lo que al principio parecía un simple golpe fortuito de acontecimientos mega suertudos, se ha convertido en un listón al que recurro para inspirarme y seguir adelante.

Pero una cosa es escribir, vender, triunfar, estar satisfecho con uno mismo, seguir creando y vendiendo y vendiendo.... y otra muy diferente es:

Ver los beneficios en tu poder

Sin duda la carrera hasta este post ha sido larga y muy desmotivante. He perdido mucha de la ilusión del principio por la burocracia, que a su vez comprendo y veo necesaria, pero que ha supuesto un increíble desgaste psicológico para mí. No digo que no sea necesario tanto trastoque para terminar cobrando por  TU TRABAJO, pero sin duda podría ser un poco más fácil, y aquellos que se están lucrando con él, deberían saber ayudarte un poco más (me refiero a Smashwords).
No negaré que han sido lo mejor que le ha pasado a mis libros, pero a la misma vez se han desentendido en cuanto a la tarea de hacerme llegar las ganancias o ni tan siquiera asesorarme de algún modo.

Cuando un escritor español quiere vender un producto en el extranjero (en este caso hablaré de EEUU que es lo que ahora mismo conozco) debe tener presente que los beneficios se generarán en otro país, y que, por lo tanto, hay que investigar si existen tratados entre mi país y el otro, que nos beneficie y que no haga que 10€ acaben siendo 1.05€. Tenemos que encontrar la manera de que el sablazo sea menos fuerte. Si no es así, por defecto, los EEUU se quedan con un 30% de cualquier cifra, y tu país quizás con otro tanto.
Yo, ignorante de mí, pregunté a la plataforma Smashwords durante semanas, completamente anonadada con la información que estaba recién descubriendo por aquel entonces.
Ya había llegado el momento de cobrar por mi trabajo y en ese instante no vi nada, el silencio, el vacío por completo. Ni siquiera un mensaje que me alertase de que debía solucionar ciertos problemas antes de ver mis dólares. Nada.

Me alerté; la cifra era preocupante y cada día se incrementaba. No lo controlaba en absoluto y entenderse en cuestiones de tasas, declaraciones, tesorería, dinero, retenciones, impuestos, etc. con un país de habla no española, es de lo más complicado. Digamos que en mi propio idioma apenas entiendo esos términos.
Pregunté y me dijeron que aún no habían recibido un documento (enviado por mí) en el que declarase que era ciudadana extranjera y que por lo tanto merecía una retención del porcentaje que le correspondiese a mi país. Ese documento se llama FW8BEN si eres un individuo normal y corriente, y FW8BEN-E si eres una empresa (no autónomo, como yo estúpidamente creí).

No sé si os acordáis de que al principio de este blog hablé sobre la importancia de conseguir el número EIN para poder acceder al mínimo descuento sobre el total de tus ganancias. Ese número es lo peor que me ha pasado este año, es lo que te piden para poder publicar pero jamás logrará que como individuo consigas cobrar tus regalías.
El número EIN, al contrario de lo que yo y muchos pensábamos, es un número que el departamento del tesoro de EEUU asigna sin mucho problema a cualquiera que lo solicite por fax, llamada o correo ordinario. Apenas tarda unas semanas en llegar una carta con tu correspondiente número. Ese número te permite abrir una cuenta de Smashwords, pero a la hora de cobrar los beneficios obtenidos, te planteará problemas enormes. El número EIN te convierte en una empresa, no en un individuo de a pie. Cuando mandes el FW8BEN a Smashwords, ellos te responderán: "Gracias por ponerte en contacto con nosotros pero el documento que nos has mandado no es el que te corresponde porque tú tienes un número EIN (empresa) y no un ITIN, que es el número que te correspondería como individuo extranjero que quiere cobrar de los EEUU. Como empresa, el documento que debes rellenar es el FW8BEN-E y sus interminables 9 páginas con todo tipo de cuestiones comerciales, legales y de términos que no sabrás responder". Vale, esa es la interpretación personal que hice en su momento, pero viene a significar exactamente eso.

En otras palabras,  cuando solicité el número EIN, debí haberme informado previamente. El número que nos corresponde poseer como individuos extranjeros que están generando regalías en EEUU es el ITIN.

Me costó mucho entender esto porque yo no soy de ese tipo de personas que manejan dinero del extranjero, ni tampoco nativo, para qué nos vamos a engañar.

¿Me estás diciendo que no te vale con mi palabra de que no soy una empresa sino una pobre ciudadana española que quiere percibir sus ganancias sin más problemas? ¿Que tengo que mandarte mi pasaporte para que me creas porque no hay otra manera de que lo compruebes?

Resumiendo: Smashwords esperaba un documento (FW8BEN) sencillo con un número en él (ITIN) que le asegurase que yo había "hecho las paces" con la hacienda norteamericana, comunicándole a ésta que yo era extrajera y que quería cobrar de una empresa estadounidense. Con esto, Smashwords se lava las manos en ciertos sentidos.


Para obtener ese número debía mandar (vía correo ordinario) al departamento del Tesoro de los EEUU mi pasaporte original (te recomiendo copia compulsada por el organismo que lo expide porque a mí me dieron un susto y me arrepentí de haber enviado el original), el documento FW7 (un pdf en el que debías exponer tus datos, firma, tu procedencia y en el que te instaban a buscar, dentro del tratado que tu país tiene con EEUU, el artículo en concreto en el que se explica la razón de tus ruegos, o cual es la actividad por la que solicitas ese beneficio fiscal. Si eres escritor como yo, tienes que poner "Excepción 1d, cobro de regalías" en el apartado H y el número del artículo que te corresponde es el 15) y una carta firmada por la empresa con la que haces negocios (en este caso Smashwords) que diga algo así como: "Esta persona que os envía la solicitud ha estado generando regalías durante el año en curso con nosotros y está sujeta a reducciones de tasas por el gobierno de EEUU. Espera que le mandéis el número ITIN para que nosotros podamos proceder a ingresarle esas regalías, blah, blah, blah".
Esa carta te la envían en menos de una semana, pero debes solicitarla a Smashwords cuanto antes porque sin ella habrás mandado la solicitud al IRS en vano.


Una vez y hayas enviado correctamente esa carta, te esperan unas 6 o 7 semanas de larga y tensa espera, sin olvidarnos de que una vez y te respondan debes introducir el ITIN en otro documento y enviarlo a Smashwords inmediatamente para cobrar justo al finalizar el trimestre en curso. Si hay suerte, claro.

¿Vale la pena todo este trasiego? Si has vendido 2 o 3 libros, definitivamente no lo veo urgente, aunque siempre debemos exigir lo que nos corresponde. Siempre.
Lo peor de esta experiencia fue darme cuenta de que no existía ningún profesional a mi alcance que pudiese o supiese asesorarme. Todos a los que recurrí me miraron con cara de desconcierto y eso me desmotivó aún más.

Han sido al menos 6 meses de no comprender, no entender, esperar sin recibir respuesta, de necesitar saber y no hallar nada ni nadie a quien acudir... ha sido duro y desesperante. Muy desesperante.
He querido explicarlo de la manera más sencilla, pero aun así sé que habrá quien no haya entendido nada. Os animo a que me preguntéis todo aquello que no comprendáis porque, sin duda, habría dado un riñón porque alguien me hubiese explicado esto hace un año con palabras que yo pudiese entender, o al menos, como mínimo, en mi idioma.

Finalmente lo conseguí, no sin antes perder media vida en el proceso. Varios trimestres de pago pasaron frente a mis narices como quien ve zarpar su barco hacia el paraíso y no pude menos que saludar con la mano, boquiabierto, desgastado y desconcertado por la injusticia y la impotencia.

No quiero que a nadie se le pase ni por un segundo la posibilidad de tirar la toalla por este asunto que a más de uno puede parecer (yo incluida) desesperante, así que ofrezco lo que tantas veces necesité: ayuda desinteresada.
Mucha suerte y ¡a por lo que nos toca!

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Oficio de escritor: vida, proyectos y desidia de una escritora en racha

I'm Alive

Este otoño no ha sido de lo más productivo que digamos, o quizás no haya sabido sacarle el provecho que merece a cada uno de los días que han pasado desde...ya no sé ni cuándo. Es mundialmente conocido el síndrome que sufrimos prácticamente todos los seres humanos en cuanto debemos acabar algo o, sencillamente, "ponernos a ello".  Se nos da muy bien comenzar, pero sólo el universo sabe cuánto tardamos en dar fin a lo que comenzamos, y  que cualquier cosa es excusa suficiente para dejar de hacer lo que debemos estar haciendo en lugar de lo que en realidad estamos haciendo. En mi caso, terminar un libro que comencé hace cuatro meses y que pretendo publicar en diciembre. 


Lo nuevo va a molar
Está mal que yo lo diga, pero es cierto.

Claro que eso será  cuando me ponga manos a la obra y me aísle del universo para acabarlo y hacer honor al oficio de escritor, el cual tengo el honor de tratar de representar buenamente.

Y bueno ¿quién no ha hecho uso  de google como si de su médico de cabecera se tratase?
Pues al igual que un paranoide con ansiedad, busqué en internet los mil y un consejos sobre el buen arte de escribir, sin darme cuenta que con ello estaba incumpliendo la primera de las leyes: aleja internet de tu vida.

"Internet, no quiero ser malagradecida con todo aquello que me has proporcionado a lo largo y ancho de mi vida, pero eres probablemente mi mayor enemigo en la actualidad. He dicho."

Existen incluso estudios sobre este problema mayúsculo; sin duda, el talón de Aquiles del escritor moderno es:
  • Internet
  • Estar demasiado cansado
  • Tus seres queridos
  • Picar algo
  • Tu trabajo (decía trabajo real, pero no considero que escribir sea algo tan secundario o irreal como para considerarlo un mero hobby)
  • Tu mascota  
  • El sexo
Hay quienes "sufren" de todos los "males" que se enumeran arriba; a estos los llamo "personas normales y corrientes que pueden disfrutar de tiempo extra para mirar moscas o hurgarse la nariz". Qué recuerdos...

Por el contrario, (y porque todo no van a ser enemigos a mi alrededor) uno de mis mejores amigos en la actualidad (de hecho, me acompaña mientras escribo estas humildes líneas) es mi maravilloso café torrefacto.

Siempre había admirado la imagen de escritor: bohemio, solitario, creativo y creador, cuya única tarea aparente era la de fabricar un mundo  a partir de sus ideas o vivencias. Se sentaba frente al escritorio y comenzaba a teclear frenéticamente las teclas de su máquina de escribir mientras salía humo de su pipa, cigarro u orejas. Habitaciones lúgubres, poca vida social, poca vida sentimental y por supuesto, sin mascotas, internet o televisión.
Como tantas y tantas cosas en la vida, eso sólo pasa en las películas. Lo juro.

 La desidia, o el famoso arte de buscar excusas donde no las hay, es lo peor a lo que el oficio de escritor está expuesto; ni siquiera la página en blanco supera a este enemigo común de muchas de las tareas que requieren concentración exclusiva.

Un camino de estrellas

En los últimos días me debato entre el deber y el querer. La lucha está siendo frenética porque el deber me roba tiempo para dedicarme a lo que quiero y es por ello que estos dos últimos meses no he hecho lo que he querido exactamente, sino lo que más falta me hacía. Esto tiene que ver con el punto número 5 de la lista superior, Me debato entre rendirme a la realidad o luchar por lo que realmente quiero.
Si algo se te da rematadamente bien pero no es seguro que ese algo siga ascendiendo como hasta ahora, ¿Debo posicionarme pesimistamente en que es mejor prevenir que curar? ¿Hasta qué punto es sensato perseguir los sueños? ¿Siempre? ¿Bajo cualquier pretexto?
¿Seguir el camino de estrellas hasta el infinito que nos merecemos, o caminar la senda que supuestamente es más sensato caminar?
A veces debemos tomarnos en serio lo que nos gusta, imaginar que eso nos va a mantener seguros o al menos sanos, cuerdos. Nuestra mente y cuerpo se revelan cuando nos dedicamos a los que no nos gusta. Yo lo he notado este último mes. Dejé de ser yo, de ilusionarme con mis pasatiempos para convertirme en alguien a quien apenas reconocí al final del camino. Esta es la sociedad en la que vivimos: debemos enterrar nuestras ambiciones e ilusiones, debemos olvidarnos de soñar despiertos, de esperar lo impensable.
Yo soy un claro ejemplo de haber dejado de creer, o de ni tan siquiera haber comenzado a hacerlo, y por supuesto, el universo me ha dado dos buenas bofetadas. Me está demostrando que lo que hago, pese a no ser lo más lógico, lo normal o lo que la gente espera, es lo que mejor que se me da. Me está diciendo: Esto es lo tuyo ¿Acaso no lo ves?
"Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades"
— Miguel de Cervantes Saavedra

Sí, soy escritora; de esto se puede vivir; puedes (DEBES) decir no a muchas otras oportunidades que se te presenten si esas no te aportan lo que tú quieres o necesitas, si esas oportunidades te van a sumir en la depresión. No llames voluntad de adaptación a sencillamente acallar las voces que te gritan que esta no eres tú, que estás aplazando aquello que es más importante para ti, que no estás dedicándote a lo que realmente quieres.

Recuerda que no todos pueden elegir. Tú sí. 
Puede que no sea la decisión más sensata a ojos de miles de personas, pero este es mi camino de estrellas y lo voy a perseguir porque hacerlo me hace feliz. 

Después de toda esta chapa y en recompensa por haber leído hasta aquí, quiero mostrarte el cartel de mi próximo bebé. Espero tenerlo acabado para navidad. Si no es así, les permito lanzarme amenazas de todo tipo, a poder ser, intimidantes. Que me acongojen porque si no, seguiré en la desidia.

La vida de Alice podría resumirse en una sencilla frase: ojalá tuviese/hubiese tenido el valor para hacerlo. Su vida ha sido una sucesión de momentos que han pasado de largo por miedo a desviarse de lo que es más lógicoAhora y sin esperarlo, el destino -y su repentina impulsividad- le dará de la noche a la mañana la mayor de las sorpresas. Se verá obligada a elegir entre lo sensato y conocido, o lanzarse a la aventura de una vida distinta por completo, a mil leguas de su dichosa zona de confort.
¿Se detendrá y observará las señales, o pasará de largo?


Me muero por terminarlo; me muero porque lo leáis.